Guía para aprender a comer bien – ¡los 8 mejores trucos!

consejos para comer bien

Si quieres empezar a cuidarte, es el momento de que reaprendas a comer. Existen muchos mitos sobre la alimentación que deben romperse cuanto antes para, así, poder diseñar una dieta que sea saludable, equilibrada y nutritiva. Ni dietas exprés en las que no podemos comer casi de nada, ni dietas que hacemos una o dos veces al año. Lo que debemos procurar es conocer las bases de una alimentación saludable para no hacer dieta, sino comer como realmente necesitamos.

En este post del Centro de Estética Lidia Sánchez queremos darte una completa guía para aprender a comer bien. A continuación, te daremos algunos trucos y recomendaciones que te ayudarán a organizar tu dieta semanal y que puedas disfrutar de la comida sin remordimientos. Porque comer bien es solo cuestión de organizarse. ¡Comenzamos!

8 consejos para aprender a comer bien

Muchas veces, terminamos pidiendo una pizza o unas hamburguesas por pereza o porque no tenemos nada en la nevera. Por eso, es importante que empecemos a tener unos hábitos que nos ayudarán a apostar por unas comidas más sanas e idóneas para nuestro bienestar. Además, hay algunos mitos alimentarios que deben eliminarse ya: los carbohidratos no engordan, solamente debemos saber cómo y cuándo tomarlos.

Las dietas restrictivas o demasiado estrictas harán que nos cansemos y que, al poco tiempo, las abandonemos. Por eso, lo mejor no es hacer una “dieta” sino aprender a comer bien para que nuestro cuerpo reciba lo que necesita y nosotros no nos sintamos privados de nada.

Aquí te dejamos un repaso de todo lo que debes tener en cuenta para comer sano desde ya mismo.

Planifica tu menú semanal y tu compra

¿Cuántas veces has ido a la nevera y has pensado “Y hoy qué como”? Es algo muy común y, esto, puede hacer que termines llamando a un restaurante de comida rápida o preparándote cualquier comida precocinada. Lo mejor es que te diseñes un menú semanal, que sea equilibrado y en el que, un día de la semana, tengas más libertad (por ejemplo, el sábado o el domingo). Este menú te ayudará a saber qué comer y qué cenar cada día, así como a diseñar un menú saludable y, por supuesto, tener la lista de la compra lista cada semana.

Congela los restos de tus comidas

Hay días en los que no apetece cocinar, lo sabemos. Y, en estos días, en lugar de tirar de teléfono, ¿por qué no tiras de congelador? Nuestro consejo para aprender a comer bien es que, siempre que cocines algo rico y sano, hagas un poco más para congelarlo. Así, el día que te dé pereza ponerte en la cocina, solamente tendrás que sacar el tupper y prepararte para disfrutar de una comida deliciosa y saludable.

Incluye frutas y verduras todo el día

Desde siempre se ha dicho que las frutas y verduras son indispensables para una dieta sana. Y es 100% cierto. Pero para poder tomar estos alimentos de forma recomendada, lo mejor es tener en cuenta lo siguiente:

  • Vegetales. Deben formar SIEMPRE parte de tus comidas. De hecho, se recomienda que la mitad de tu plato contenga vegetales.
  • Frutas. Tienes que tomarlas también a diario, pero se recomienda tomarla en el desayuno y entre horas. Evítalas como postre, porque son muy ricas en azúcares simples.

¿Por qué son tan interesantes las frutas y las verduras en una dieta? Porque nos aporta una gran cantidad de nutrientes, apenas tienen calorías y son muy ricas en agua y fibra, por lo que nos ayudan a depurar y limpiar el cuerpo.

Tentempiés saludables

A la hora de hacer la cesta de la compra es muy importante que evites productos como bollería, chocolates, patatas chips, etcétera. Los tentempiés que puedas comer a medio día o media tarde procura que sean sanos y, por ejemplo, en lugar de comer un croissant de chocolate, opta por un poco de avena con frutas, también puedes optar por frutos secos, yogures con frutas naturales, smoothies, etcétera. Lo recomendable es que evites picar entre horas alimentos que sean grasos y ricos en calorías.

La importancia de la cena

Si quieres aprender a comer bien  es de vital importancia que prestes suma atención a lo que ingieres a última hora del día. La cena es la clave para que puedas disfrutar de un cuerpo sano y consciente. Evita tomar alimentos muy grasos o calóricos por la noche porque nuestro cuerpo no lo necesita. Y, si no lo necesita, lo que hará es acumularlo en el organismo como grasa saturada. Para cenar, los carbohidratos deberemos evitarlos y, en su defecto, podemos tomar vegetales y proteínas. Además, tendrás que cenar al menos 2 horas antes de irte a dormir para, así, permitir que el sistema digestivo procese bien los alimentos.

El plato inteligente para aprender a comer bien

Controlar las raciones es, también, esencial para que puedas comer de forma sana. De hecho, existe un “plato inteligente” que consiste en dividir las porciones de las comidas de la siguiente manera:

  • 50% vegetales
  • 20% proteínas
  • 20% carbohidratos complejos
  • 5% grasas buenas (aceite, oliva, aguacate, salmón, etc.)

Además, para “engañar” a nuestra vista, lo mejor es que evites la típica comida de primero y segundo y, en el mismo plato, pongas todas las comidas. Preparar un plato combinado saciará tu apetito gracias a la vista y te dará la sensación de que estás comiendo más. Este es uno de los grandes secretos para adelgazar.

Pásate a las grasas buenas

Otro de los mitos que hay que desterrar cuanto antes es creer que las grasas son malas. No. Hay grasas buenas y hay grasas malas y, de hecho, las buenas tienen que formar parte de nuestra dieta. Las grasas buenas son aquellas que proceden de ingredientes saludables como el aceite, el aguacate, los frutos secos, etc.,  y son esenciales para el bienestar de nuestro sistema cardíaco. Pero no debes excederte: tal y como hemos indicado en el apartado anterior, se recomienda que solo un 5% de nuestro plato sea rico en este tipo de grasa.

La importancia de beber agua

Y, por supuesto, cuando comemos debemos, también, acompañar nuestras comidas con agua. Hace unos años surgió una leyenda urbana que decía que beber agua comiendo engorda. ERROR. No engorda. El agua no tiene calorías, por tanto, desterremos este mito ya mismo. Tenemos que acompañar nuestras comidas con agua y, de hecho, se recomienda tomar 2 litros diarios para que nuestro cuerpo esté bien hidratado, para eliminar la acumulación de toxinas y para evitar la retención de líquidos. El agua nunca puede faltar en una alimentación sana.

Si quieres más consejos para aprender a comer bien, puedes reservar cita en nuestro centro de estética de Barcelona. Contamos con un servicio de nutrición para que puedas consultar tus dudas con nuestras expertas y que, así, puedas establecer unas buenas bases alimentarias. ¡Pásate a la vida sana!

 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.