Skip to main content

No adelgazas dando el pecho porque tu cuerpo está priorizando la producción de leche para alimentar a tu bebé, y puede estar reteniendo reservas de grasa como medida de protección para asegurarse de que tienes suficiente energía durante este tiempo especial.

Soy Lidia Sánchez y en este post quiero hablar sobre una de las preocupaciones más comunes después de dar a luz: recuperar el peso ideal. Muchas veces, nos preguntamos si debemos ponernos a dieta y cómo esto puede afectar la calidad de la lactancia materna. Es normal tener estas dudas, y aquí estoy para ayudarte a entender mejor este proceso.

Primero, es esencial recordar que la naturaleza es sabia. Esos 5 a 10 kilos que ganaste durante el embarazo no están ahí por casualidad. Están destinados a ser usados durante la producción de leche materna, así que no te estreses innecesariamente por ellos. Tu cuerpo ha hecho un trabajo increíble al traer a tu bebé al mundo, y ahora está adaptándose para alimentarlo de la mejor manera posible.

De todas maneras, aquí vamos a responder a tu pregunta de “¿Por qué no adelgazo dando el pecho?“, indicándote las causas más comunes, así como el medio para remediarlo.

6 causas por las que no adelgazo dando el pecho

¿No adelgazas dando el pecho? Este es un tema que genera mucha curiosidad y, a veces, preocupación. Muchas veces se dice que la lactancia materna ayuda a perder peso, y es cierto que puede ayudar, pero cada cuerpo es único y tiene su propio ritmo y forma de reaccionar.

Aquí te dejo algunas razones por las que puede que no estés adelgazando tanto como esperabas:

  1. Tu cuerpo está en modo conservación: Durante la lactancia, tu cuerpo puede aferrarse a las reservas de grasa para asegurarse de que tienes suficiente energía para producir leche y cuidar de tu bebé. ¡Es su manera natural de protegerte a ti y a tu pequeño!
  2. Cambios hormonales: Puede que no adelgaces dando el pecho porque las hormonas juegan un papel crucial durante la lactancia. La prolactina, por ejemplo, es esencial para la producción de leche, pero también puede hacer que tu cuerpo retenga más grasa.
  3. Mayor apetito: Amamantar quema calorías, pero también puede aumentar tu apetito. Es completamente normal sentir más hambre y, a veces, esos snacks extra pueden equilibrar el déficit calórico de la lactancia.
  4. Sueño y estrés: El cuidado de un recién nacido puede ser agotador y estresante, lo que puede afectar tus niveles de cortisol, una hormona que puede dificultar la pérdida de peso. Además, la falta de sueño puede llevar a antojos y a comer más de lo necesario.
  5. Actividad física: Tal vez no tengas tiempo ni energía para hacer ejercicio como antes, y eso es completamente entendible. Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse del embarazo y el parto, así que sé amable contigo misma.
  6. Genética: Cada persona tiene un metabolismo diferente. Algunas mujeres pierden peso rápidamente durante la lactancia, mientras que otras lo hacen más lentamente o incluso no ven cambios hasta después de dejar de amamantar. Así que si quieres saber por qué no adelgazo dando el pecho, esta puede ser una razón de peso.

Recuerda, lo más importante es que estás haciendo un trabajo increíble alimentando a tu bebé. Tu cuerpo ha pasado por muchos cambios y necesita tiempo para encontrar su nuevo equilibrio. No te presiones ni te compares con otras mamás. Cada viaje es único y bonito a su manera :)

De todos modos, en nuestro centro de estética de Barcelona tenemos tratamientos postparto que pueden ayudarte a reducir esos kilos de más y que puedas volver a recuperar tu silueta. Contacta con nosotras y estaremos encantadas de ayudarte a que vuelvas a sentirte habitante de tu cuerpo ;)

¿Cuándo se empieza a bajar de peso amamantando?

En términos generales, muchas madres pueden empezar a notar una pérdida de peso gradual alrededor de los 3 a 6 meses de estar amamantando. Sin embargo, es importante recordar que cada cuerpo es diferente y varios factores pueden influir en este proceso.

La lactancia materna puede ayudar a perder peso, pero el momento y la rapidez con que esto ocurre pueden variar considerablemente entre una madre y otra. Aquí te explico algunos factores que influyen:

  • Inicio de la lactancia: Durante las primeras semanas después del parto, muchas madres experimentan una pérdida de peso inicial debido a la pérdida de líquidos retenidos durante el embarazo y al tamaño del bebé y la placenta. Sin embargo, la pérdida de peso significativa debido a la lactancia puede tardar un poco más en notarse.
  • Demanda energética: Amamantar quema calorías adicionales. Se estima que la lactancia materna puede quemar entre 300 y 500 calorías al día. Esto puede ayudar a la pérdida de peso con el tiempo, especialmente si estás combinando esto con una dieta equilibrada y saludable.
  • Duración de la lactancia: Algunas madres pueden empezar a notar una pérdida de peso más consistente después de los primeros tres meses de lactancia, cuando la producción de leche está bien establecida. Sin embargo, otras pueden ver resultados más pronto o más tarde.
  • Metabolismo y genética: Cada cuerpo es único. Algunas mujeres pierden peso rápidamente, mientras que otras lo hacen más lentamente. Factores como el metabolismo y la genética juegan un papel importante en cómo y cuándo se pierde peso.
  • Estilo de vida: Mantener un estilo de vida activo y una alimentación equilibrada también influye en la pérdida de peso. Si bien es crucial no sobreexigirte, incorporar caminatas suaves y ejercicios postnatales puede ser beneficioso.
  • Estrés: El estrés y la falta de sueño pueden dificultar la pérdida de peso. Tratar de descansar lo más posible y encontrar momentos de relajación puede ayudar a tu cuerpo a recuperar su equilibrio.

¿Cuántos kilos se pierden al mes amamantando?

Ahora que ya sabes las causas por las que no adelgazo dando el pecho, vamos a hablarte sobre lo que, habitualmente, se suele perder al mes.

Ten en cuenta que la pérdida de peso al amamantar puede variar ampliamente entre mujeres, pero en términos generales, la lactancia materna puede ayudar a perder entre 0.5 y 1 kilo al mes. Esta cifra puede variar dependiendo de varios factores, incluyendo:

  • Calorías quemadas: Amamantar quema entre 300 y 500 calorías al día, lo que contribuye a la pérdida de peso.
  • Metabolismo y genética: El metabolismo y la genética de cada persona juegan un papel importante en la velocidad a la que se pierde peso.
  • Dieta y actividad física: Una alimentación equilibrada y una actividad física moderada también influyen en la pérdida de peso.
  • Duración de la lactancia: Cuanto más frecuente y prolongada sea la lactancia, más calorías se queman.

Es importante recordar que la pérdida de peso debe ser gradual y saludable. Lo más importante es cuidar de ti misma y de tu bebé durante este tiempo.

No adelgazo después del parto, ¿qué hago?

Si no adelgazas después del parto es normal que estés un tanto agobiada. Sin embargo, aquí te dejo algunos tips para que puedas ir incorporando en tu rutina y, poco a poco, volver a tu cuerpo.

  • Apuesta por una alimentación equilibrada: Opta por una dieta rica en nutrientes que incluya frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros. Evita las dietas extremas y las restricciones calóricas severas, ya que necesitas energía para cuidar de tu bebé y para la lactancia.
  • Hidratación: Bebe mucha agua durante el día. Mantenerse bien hidratada es crucial para la producción de leche y ayuda a tu metabolismo a funcionar de manera óptima.
  • Haz ejercicio: Una vez que tu médico te dé luz verde, comienza con ejercicios suaves como caminatas, yoga postnatal o estiramientos. Aumenta gradualmente la intensidad a medida que te sientas más fuerte.
  • Descansa: Aunque puede ser difícil con un recién nacido, trata de descansar y dormir lo suficiente. La falta de sueño puede afectar negativamente tus esfuerzos por perder peso.

Descubre nuestros tratamientos postparto en Barcelona

En nuestro centro de estética en Barcelona, entendemos las preocupaciones y desafíos que enfrentas después del parto. Ofrecemos una variedad de tratamientos postparto diseñados para ayudarte a sentirte mejor y recuperar tu bienestar físico y emocional. Aquí los tienes:

LPG Alliance

Indiba Corporal

Bioslimming

Maderoterapia

Ahora ya sabes por qué no adelgazo dando el pecho. Conociendo las causas y la solución que puedes llevar a cabo, es el momento de relajarte y disfrutar de esta bella experiencia que te está regalando la vida. Sabemos que recuperar el cuerpo puede ser de gran importancia, pero no olvidemos el foco: cuidar, alimentar y ayudar a crecer a nuestro bebé. 

Enhorabuena, madraza ;)

Alimentos prohibidos por la noche para adelgazar

Alimentos prohibidos por la noche para adelgazar

La cena es una comida clave cuando lo que se busca es perder peso. Esto se debe a…
7 min Read More
Centro de limpieza facial en Barcelona profesional

Centro de limpieza facial en Barcelona profesional

Para lucir una piel impecable y en perfectas condiciones es importante cuidarla. Y no solamente cuidarla con la…
6 min Read More

Leave a Reply